Categorías
Salud y Estilo de Vida

ADVERTENCIA: Mira estas 7 Señales que estás arruinando tu cuerpo, según la ciencia

Todos hacemos nuestro mejor esfuerzo para mantenernos saludables. Pero a veces parece que la batalla está perdida: hemos intentado comer bien y hacer ejercicio, pero todavía no nos sentimos bien.

Resulta que hay muchas otras cosas que hacemos nosotros mismos que no ayudan, desde no tomar suficiente sol o dormir lo suficiente hasta un manejo deficiente del estrés.

Un deficiente consumo de vitamina D:

Amamos el sol durante el verano. Podemos relajarnos en la playa o darnos un chapuzón en la piscina. Pero el sol es más que un placer de temporada. La vitamina D juega un papel crucial en numerosas funciones importantes del cuerpo. No consumir lo suficiente puede aumentar su riesgo de depresión, un sistema inmunológico debilitado y otras enfermedades. Y si no recibimos suficiente sol durante nuestro tiempo al aire libre, aquí es donde entra en juego lo que comemos.

La luz de la bombilla en los ojos:

Puede que haya un problema con eso. Sorprendentemente, ¡la bombilla es quizás uno de los mayores peligros para la salud jamás inventados! Compruébalo.

Sueles vivir muy estresado:

¿Cuál es la forma más rápida de sabotear tu salud, pero mental y físicamente? Sin duda el estrés. Y la parte más estresante es … no es tan fácil de manejar. El estrés se presenta de muchas formas, pero nuestro cerebro lo ve de la misma manera, especialmente los factores estresantes externos como los gritos de su jefe, la madurez repentina o incluso el dolor crónico.

No sueles estar en movimiento:

Moverse es más que ir al trabajo y volver a casa. De hecho, significa levantarse del sofá o silla y aumentar su frecuencia cardíaca.

Tiendes a consumir demasiada azúcar

El azúcar es delicioso, ya sea de postre o en un vaso de limonada. Sin embargo, es un ingrediente peligroso en muchos sentidos. El azúcar hace que la piel luzca opaca, hinchada y contribuye al aumento de peso y la ansiedad, así como a los microbios intestinales.

La falta de contacto con la naturaleza:

Salir y respirar aire fresco es más que tomarse un descanso y moverse.

¿Tiene malos hábitos a la hora de acostarse?

Puede ser tentador navegar por las redes sociales en la cama, pero es un hábito peligroso. Trate de no usar su teléfono inteligente, televisión, computadora portátil, etc. al menos una hora antes de acostarse.

El bajo consumo de agua:

Se nos recuerda constantemente que bebamos más agua, y no se trata solo de mantenernos hidratados y controlar nuestro apetito. Una gran parte del cuerpo humano está compuesta de agua y nuestras células la necesitan para funcionar.

Via: www.msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *