ATENCIÓN: Estas cosas podrían sucederle a tu cuerpo cuando tienes sobrepeso.

Sin duda, el incremento de peso puede perjudicar todo, desde tus papilas gustativas hasta tu vida íntima, es decir, afectar muchos aspectos de tu vida. Y es que aunque no lo creas la inflamación causada por el aumento de peso puede reducir en un 25 % la cantidad de receptores del gusto en ratones. Al haber una disminución de la cantidad de receptores del gusto, la comida pueda tener un sabor más suave, conduciendo a que las personas coman más en un intento por obtener el mismo sabor en sus alimentos preferidos, lo que exacerba el problema. En adelante te presentamos más “efectos” que genera la subida de peso:         

Salir de casa puede volverse aterrador:

Si últimamente se siente ansioso, puede relacionarlo con el estudio publicado en Menopause, donde han demostrado que “el aumento de peso eleva los niveles de ansiedad”. También, encontraron que las mujeres con una conexión cintura y altura más grande tienen más probabilidades de padecer trastornos de ansiedad. Como describen los investigadores de Nutrients, el microbioma intestinal cumple una función en la regulación del estado de ánimo al influir en la serotonina y triptófano.

Sufres de intensas Migrañas:

Si aumentaste de peso, esto puede provocar o generar que continúen las migrañas. Según la “Fundación de Migraña de América”, muchos años de investigación han demostrado que pasar del peso normal al sobrepeso aumenta significativamente el riesgo de estos ataques de dolor de cabeza y que las personas obesas tienen más riesgo de sufrir migrañas crónicas.

Los hombres acumulan grasa en lugares poco esperados:

Seguramente tener los “senos masculinos grandes” es desagradable, pero ¿a qué se debe? Pueden ser un efecto secundario de la obesidad general a causa de la alteración hormonal. La ginecomastia es causada por niveles altos de estrógeno o un desequilibrio con los niveles de testosterona. Según la Revista de medicina de Nueva Inglaterra, el estrógeno, la hormona que controla las características femeninas, se almacena en las células grasas, y cuanta más grasa tiene una persona, más estrógeno hay en el cuerpo. Asimismo, los hombres deben estar alertas a esos cambios, ya que pueden ser indicadores de cáncer de seno.

¿Con fuerte dolor en el estómago?:

Si siente un hormigueo repentino y agudo en la espalda o en la parte superior del abdomen, podrían ser cálculos biliares, de acuerdo, con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, la subida de peso incrementa el riesgo de desarrollar esta dolorosa afección.

Estarás muy deprimido:

Según un estudio publicado en el Revista del Colegio Americano de Nutrición, las personas obesas tienen un 32 % más de probabilidades de sufrir depresión en comparación con las personas de peso normal. Le recomendamos tomar un descanso reparador y cambiar sus hábitos alimenticios y físicos, y si persiste la depresión acudir a un especialista.  

¿Problemas para quedar embarazada?:

Según estudios realizados, una de las consecuencias más desafortunadas de la subida de peso es un mayor riesgo de infertilidad tanto para hombres como para mujeres, puesto que el excedente de grasa puede interferir con las hormonas y dificultar el embarazo.

¿Buscando información de “Viagra”?:

¿Con problemas en la intimidad? Según un informe de Médicos de familia estadounidenses, la obesidad y el sobrepeso pueden causar disfunción eréctil, incluso puede ser un signo de una afección médica más grave.

¿Sientes dolor muscular?:

¿Y, en qué se relacionan las vitaminas con tu peso? Según un artículo de revisión en “Opinión actual en endocrinología y diabetes y obesidad”, las personas con sobrepeso y obesas tienen más probabilidades de tener deficiencia de vitamina D. El dolor muscular inexplicable es uno de los signos de deficiencia de vitamina D. Incluso si obtiene suficiente de esta vitamina a través de la luz solar o suplementos, se diluye en el tejido graso adicional. Agregan que el aumento de peso también aumenta el riesgo de otras deficiencias de vitaminas y minerales. La buena noticia es que reponer la vitamina D puede ayudarlo a perder peso. No todos los suplementos nutricionales son iguales, por eso infórmese bien.

¿Está con constante hipo?:

Sentir el dolor intenso en el pecho y la garganta puede quitarle el disfrute a comer una comida deliciosa. Según Gastroenterology Review, el aumento de peso abdominal aumenta el riesgo de acidez estomacal. Demasiada grasa en la parte media del cuerpo puede aumentar la presión sobre el estómago y hacer que el esfínter entre el estómago y el esófago se abra cuando no debería. Si de repente comienza a tener brotes cada vez más intensos, puede ser hora de controlar su peso y visitar a un especialista.

Los desagradables e incómodos ronquidos:

Si sus ronquidos están fuera de control, afectando tu buen descanso y el de tu pareja puede deberse a un problema mayor. Según un estudio publicado en “Reseñas de medicina del sueño”, una de las causas de los ronquidos fuertes y persistentes es la “apnea del sueño”, una afección que hace que dejes de respirar varias veces durante la noche y que puede agravarse con el aumento de peso. Sin embargo, bajar de peso mejorará la calidad de tu sueño.

¿Orinas con frecuencia en las noches?:

Si has tenido que orinar constantemente por la noche, puede ser signos de advertencia temprana de enfermedad e insuficiencia renal crónica, según la Fundación Nacional del Riñón. Las personas obesas tienen más probabilidades de desarrollar enfermedad renal en etapa terminal, indica una revisión de Nephron.

Elaborado por: Alexia C. Diseño de imagen: Walter Plasencia. Referencia: www.thehealthy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies