¿Comes por estrés? Mira como esto afecta a tu salud física y mental.

Plantearemos una pequeña pregunta y contestarás con la mayor sinceridad posible ¿Te has puesto a pensar que comer por estrés puede causar fuertes efectos secundarios a tu cuerpo de los que piensas? Sin lugar a duda disfrutar de una gran comida reconfortante puede darte un momento de relajación, sin embargo los expertos revelan que tambien esto puede ser un desencadenate con efectos degativos para tu salud a largo plazo, no cabe duda que va a ¡Perjudicar tu salud!. Aquí te mostraremos una valiosa información que no te puedes perder.

¿El estrés aumenta el apetito y fomenta los antojos?:

En los últimos años se ha hablado tanto del estrés que muchos de nosotros conocemos muy bien sus signos, como son dolores de cabeza, fatiga, irritabilidad, ansiedad, etc., pero el estrés también suele provocar cambios en el apetito, señalan los especialistas. Puede comer una variedad de alimentos ricos en nutrientes, pero si se siente estresado al comer, el cortisol puede bloquear la capacidad de su cuerpo para absorber y almacenar esos nutrientes.

Al principio, mucho estrés aumenta la liberación de adrenalina, lo que reduce el apetito, aunque, si el estrés continúa, las glándulas suprarrenales comienzan a liberar cortisol, la hormona responsable de la respuesta de lucha o huida de nuestro cuerpo, explica Gail Saltz, MD, Profesora Clínica Asociada de Psiquiatría en el New York Presbyterian Hospital. En consecuencia, genera un aumento de las necesidades de energía de su cuerpo, su apetito y fomenta sus antojos de alimentos con alto contenido de azúcar y grasa, agregó.

Ahora bien, ¿Qué sucede cuando comes bajo estrés?:

Una de las razones por las que comer por estrés es “conflictivo”, es que el estrés puede influir lo que elige comer. Según el reconocido Dr. Saltz, el cortisol nos impulsa a buscar alimentos ricos en grasas y azúcares, siendo probable que cuando estás apunto de enfrentar una gran fecha límite o un problema personal elijas comida chatarra; la razón por la cual el plato es tan fácil y satisfactorio.

 No obstante, el estrés también puede causar cambios fisiológicos en el cuerpo. Estos procesos amplifican los efectos negativos del comer emocional creando algunos sentimientos frecuentemente aterradores (culpa, consuelo, etc.), tanto físicos como psicológicos, expresó.

El comer por estrés puede provocar un aumento de peso:

Tal vez, pensaste que si comes alimentos relativamente saludables en momentos de estrés no afectaría a tu salud, lamentamos decepcionarte, varios estudios han encontrado que el cortisol ralentiza el metabolismo del cuerpo, lo que significa que ahorramos más energía en forma de calorías, dificultando la pérdida de peso.

Causante de estragos en tu digestión:

Para ayudar a su cuerpo a prepararse para los factores estresantes actuales, el cortisol prioriza las funciones corporales orientadas a la supervivencia, como aumentar el azúcar en la sangre para que el cerebro tenga más energía.

 Entonces, cuando el flujo de sangre disminuye hacia el intestino debido a este estado de estrés, la digestión se ralentiza, explica el Dr. Saltz. Esto limita la capacidad de su tracto gastrointestinal para mover y procesar los alimentos de manera eficiente. Es por eso que comer por estrés puede hacerte sentir reprimido y causar molestias estomacales como estreñimiento, náuseas e hinchazón.

¿Los problemas digestivos pueden ocasionar algunos problemas intestinales?:

El cuerpo puede recuperarse del estreñimiento ocasional inducido por el estrés, pero cuando el estrés se vuelve crónico, el daño comienza a acumularse. Con el tiempo, todo este estrés no solo puede inhibir el sistema digestivo, sino que también puede lastimar gravemente y debilitar el revestimiento del intestino, Elise Museles, reconocida psicóloga nutricional.

 La investigación publicada en la Revista de Fisiología y Farmacología explica el costo de este daño, señala que el estrés crónico está relacionado con una variedad de enfermedades intestinales, desde la enfermedad inflamatoria intestinal hasta el síndrome del intestino irritable, la enfermedad por reflujo gastroesofágico y cambios adversos en el microbioma intestinal.

Acidez estomacal por comer por estrés:

Cuando su tracto gastrointestinal ocupado tarda más en digerir los alimentos, su cuerpo comienza a producir más ácido estomacal para mantener la comida en movimiento. Por lo tanto, si está nervioso por comer, puede experimentar acidez estomacal o indigestión, especialmente si es adicto a los alimentos que causan acidez estomacal.

Según un estudio publicado en la revista “Enfermedades Digestivas y Ciencia”, si su estrés es crónico, los niveles elevados de ácido estomacal pueden comenzar a dañar el revestimiento de sus intestinos y provocar afecciones como la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Elija los alimentos correctos y saludables:

 Algunos estudios muestran que elegir los alimentos correctos a menudo puede ayudar a reducir el estrés. Un estudio publicado en el Diario de Nutrición Clínica en 2021 encontró que las personas que comían más frutas y verduras experimentaban menos estrés en general. Los carbohidratos complejos, incluidas las frutas y verduras, aumentan la disponibilidad del neurotransmisor serotonina para sentirse bien, dijo Museles.

Elaborado por: Alexia C. Edición de Imágenes: Walter Plasencia Referencia: www.thehealthy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies