¿Cosas que no sabías que podrían retardar el proceso de envejecimiento?

¿La edad es simplemente un número?

No se puede retroceder el tiempo, pero puede cambiar la forma en que el tiempo afecta su cuerpo. De hecho, puede ralentizar el envejecimiento físico y mental. Según estudios las personas de la misma edad cronológica pueden tener una edad biológica distinta. Por ejemplo, a los 38 años, la edad biológica de los voluntarios fluctuaba entre 30 a 60 años. Esto indica que además de la genética, otros factores pueden afectar la rapidez con la que se envejece, señalaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la Universidad de Duke.

1. Tu mejor aliado tiene que ser «El ejercicio»:

Un estudio publicado en la revista Aging Cell encontró que los adultos mayores que hacían ejercicio regularmente a lo largo de su vida tenían masa muscular, niveles de colesterol e incluso el funcionamiento del sistema inmunológico a la par que los adultos más jóvenes. También ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre para prevenir la diabetes.

El ejercicio aeróbico, cualquier actividad física que aumente la respiración y el ritmo cardíaco, puede mejorar la salud del corazón, dijo Benjamin Epstein, MD, especialista en medicina familiar de Piedmont Physicians. Además, manifestó que los ejercicios de entrenamiento de fuerza y ​​equilibrio mantienen la fortaleza de los huesos, reducen el dolor de la artritis y reducen el riesgo de caídas y también tiene beneficios mentales, reduce la depresión y la ansiedad y ayuda a la función cognitiva a mantener la mente alerta.

Mantenerse fuerte, estable y flexible sobre sus pies también ayuda a mantener su capacidad de vivir de forma independiente por más tiempo y procure de realizar media hora de cardio cinco días a la semana y diez minutos de entrenamiento de fuerza y ​​equilibrio dos días a la semana, recomendó el Dr. Epstein.

2. Consumir más vegetales:

Un gran ejemplo de lucir 35 a los 65 años, es Christie Brinkley, uno de sus consejos antienvejecimiento es agregar más alimentos de origen vegetal a la dieta. Comer una dieta basada en plantas, o una que haga hincapié en alimentos como frutas, verduras y granos integrales, puede ayudar a un envejecimiento saludable al proporcionar nutrientes importantes para la salud del cerebro y el cuerpo, dijo la investigadora Abby Sauer, RD, MPH, de Abbott. Sin embargo, basado en plantas no significa necesariamente exclusivo de plantas. Otros alimentos, como los huevos, los productos lácteos bajos en grasa o los mariscos aportan nutrientes importantes, agregó.

3. Mantener una boca sana:

Las investigaciones han demostrado que la mala salud dental está conectada con problemas referentes con la edad, como enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales y diabetes, porque las bacterias de las infecciones orales pueden ingresar a la sangre e incrementar la inflamación en otras partes del cuerpo. A parte, estudios nuevos indican que la enfermedad de las encías puede estar vinculada con un mayor riesgo de demencia y Alzheimer, aun cuando estas conexiones todavía están bajo estudio, es mejor mantener sus dientes sanos y procurar prevenir estas enfermedades relacionadas con la edad con buenos hábitos dentales.

4. Proteja su piel del sol:

A pesar de que todo el mundo sabe que las quemaduras solares son dañinas, algunas personas se sorprenden al saber que incluso un bronceado puede dañar su piel. De igual modo, al obtener vitamina D al aire libre es un arma de doble filo, ya que la luz solar puede causar daños en la piel, arrugas y un mayor riesgo de cáncer de piel, lo cual contribuye al envejecimiento interno y externo. Es posible prevenir el envejecimiento prematuro de la piel cubriéndose con ropa, aplicando un protector solar de amplio espectro con SPF 30 o superior y buscando sombra, indica la Academia Estadounidense de Dermatología (AAD). Además, recomienda lavarse la cara dos veces al día y aplicar crema hidratante para mantener la piel joven.  

5. Estar siempre hidratado:

El agua es vital porque constituye alrededor del 60 por ciento del peso corporal de un adulto y nuestros cuerpos la necesitan para realizar funciones importantes como regular la temperatura corporal, mantener la salud de la piel y las articulaciones, digerir los alimentos y eliminar los desechos, dice Sauer.

Especialmente, los adultos mayores tienen más probabilidades de deshidratarse porque a medida que envejecen, sus riñones funcionan de manera menos eficiente, es posible que sean menos sensibles a las señales de sed y tomen medicamentos para reducir la cantidad de líquidos.

6. Conservar la salud intestinal:

Cerca del 70 % de su sistema inmunológico está en su intestino, este le brinda protección contra las infecciones, regula su metabolismo, respalda su sistema inmunológico y contribuye a un tracto gastrointestinal saludable, entre otras cosas, dice Sauer. Recomienda que para promover una flora intestinal saludable a medida que envejece, elija alimentos prebióticos y probióticos, frutas ricas en fibra, verduras, kéfir, chucrut y encurtidos.

Vía: www.thehealthy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies