CUIDADO: ¿Cómo saber si estás deprimido?

¿Sentirse mal es su nueva normalidad? Cualquiera puede experimentar sentirse deprimido en alguna ocasión, sin embargo, “la depresión o trastorno depresivo mayor” es distinto.

Puede ser una incomodidad implacable que envenena las relaciones y socava la alegría de los momentos felices. Llega a cambiar tanto tu comportamiento que evitas a los amigos, te quedas despierto hasta tarde y pierdes el interés en las cosas que antes te hacían feliz. Por eso, es importante reconocer los síntomas de la depresión para acudir con un especialista y recibir el tratamiento requerido. Líneas abajo te mostraremos cómo saber si está lidiando con estos trastornos del estado de ánimo, que pueden variar de leves a graves y tienen diferentes factores de riesgo y desencadenantes.

¿Qué es la depresión?:

Según el NIMH (Instituto Nacional de Salud Mental), aproximadamente uno de cada 14 adultos mayores de 18 años (o más de 17 millones de personas) sufrieron depresión mayor en 2017. Las investigaciones muestran que las mujeres tienen 1,7 veces más probabilidades de sufrir depresión mayor que los hombres. Como señala el NIMH, para ser diagnosticado con depresión clínica, en general, debe tener síntomas la mayoría de los días durante al menos quince días.

Ten presente que no todas las personas con depresión experimentarán todos o incluso la mayoría de estos signos; solo unos pocos signos con el tiempo significan que necesita buscar ayuda profesional de un médico o terapeuta. Estos son algunos síntomas: Sensación de sentimientos de desesperanza, pesimismo o irritabilidad, perdida del interés en las acciones, sentir ansiedad constante, fatiga, dificultad para concentrarse o tomar decisiones, cambios físicos radicales, pensamientos suicidas, de muerte o sin valor a la vida, dolores de cabeza, calambres repentinos, problemas digestivos, etc. Es clave que preste atención a lo antes mencionado para tener la posibilidad de recibir un tratamiento oportuno.

Conozca algunos tipos de depresión:

Del mismo modo, es esencial saber que existen diversos tipos de depresión, como: depresión severa o depresión clínica: sus síntomas duran de dos semanas o más; depresión continua: los síntomas duran dos años o más; depresión posparto: se puede dar durante o después del embarazo; depresión psicótica: incluye síntomas con delirios y alucinaciones; trastornos emocionales estacionales: síntomas de depresión que ocurren en algunas temporadas (sobre todo en invierno);  trastornos emocionales de dos fase o bipolar: características de salud psicológica caracterizadas por emociones extremas que incluyen ataques de depresión y mayores emociones llamadas hipomanía o manía.

¿Cómo saber está en peligro de depresión?:

Según el NIMH, este parece ser un vínculo genético. Las enfermedades graves como la enfermedad cardíaca, el cáncer o la enfermedad de Parkinson también se asocian con un alto riesgo, como ciertos medicamentos (medicamentos para el acné o corticosteroides). Se cree que algunas enfermedades crónicas, como la esclerosis múltiple, contribuyen a la depresión, en lugar de solo los efectos de la enfermedad en la salud mental.

No es sorprendente que los traumas importantes de la vida puedan desencadenar la depresión, como el divorcio, la violencia o el asalto, una reubicación importante, la pérdida del trabajo o la muerte de un ser querido. El consumo de alcohol o drogas también está asociado con un mayor riesgo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aproximadamente una de cada cinco personas con problemas de consumo de sustancias sufre de depresión. Pero cualquiera puede sufrir de depresión en cualquier momento. Independientemente de los factores de riesgo, la depresión afecta a las personas independientemente de su edad, género o condición socioeconómica; no hay necesidad de una razón para que suceda.

La ciencia detrás de la depresión:

Aunque algunos aspectos de la depresión siguen siendo un enigma para los investigadores, la condición parece caracterizarse por niveles bajos de un neurotransmisor llamado serotonina. Muchos antidepresivos están diseñados para ayudar a mantener más serotonina en el cerebro. Parece estabilizar o normalizar el estado de ánimo, aunque el medicamento puede tardar algunas semanas en empezar a funcionar.

En general, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, o ISRS, que incluyen fármacos como la fluoxetina, la sertralina y la paroxetina, suelen ser más eficaces para la depresión moderada a grave que para la depresión leve. Según el NIMH, investigaciones recientes respaldan el papel de los genes en la depresión, lo que demuestra que un alto riesgo de padecer el trastorno puede transmitirse de una generación a la siguiente.

¿La forma del cerebro también puede desempeñar un papel?:

El hipocampo, una estructura cerebral responsable del estado de ánimo y la memoria, tiende a ser más pequeño en las personas con depresión y se encoge en las personas con depresión crónica. Los desequilibrios en los neurotransmisores (sí, la serotonina, pero también la dopamina, la norepinefrina y el glutamato) están relacionados con los trastornos del estado de ánimo, según un estudio publicado en la Revista de trastornos afectivos. Los investigadores también señalaron la tiroides, los bajos niveles de antioxidantes y la inflamación cerebral como potenciales causas.

Dificultad tener un estilo de vida saludable:

Las personas con depresión tienen menos probabilidades de tener una alimentación saludable o realizar ejercicio, es más probable que se inclinen en consumir drogas o alcohol con más frecuencia y tener problemas de conciliar el sueño.

Existe una fuerte evidencia de que la actividad física regular puede ayudar a reducir los síntomas de la depresión. Un estudio de 2017 llevada a cabo por Fronteras en Farmacología, señaló que el ejercicio demostró ser tan efectivo como el tratamiento antidepresivo en algunos ensayos controlados aleatorios, y los autores concluyeron que el ejercicio en sí mismo debe considerarse un tratamiento para la depresión, al menos como una terapia complementaria.

¡Importante que acuda a un especialista!:

Le recomendamos acudir a un médico especialista si presenta algunos o todos los síntomas antes detallados, no lo deje pasar, cuide de usted y su salud.  Asimismo, si conoce algún familiar o amistades que puedan tener estos síntomas, converse con ellos y anímelos a visitar un especialista. Recuerde que recibir un tratamiento oportuno es de suma importancia.

La depresión no es solo una enfermedad, sino que puede ser parte de muchos trastornos mentales diagnosticables diferentes.

Por: Alexia C. Edición de imagen: Walter plasencia. Fuente de Referencia: www.thehealthy.com Nota: este artículo ha sido elaborado con fines netamente informativos no científicos ni médicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies