Categorías
Salud y Estilo de Vida

Cuidado: Esta es la peor forma de comer los platanos

Nunca es bueno juzgar un libro por su portada, pero ese no es el caso cuando se trata de plátanos. Sí, lo que cuenta es lo que está adentro, pero es lo que está afuera de esta fruta lo que le permite saber lo que está obteniendo.

Todos los plátanos son una buena fuente de potasio que apoya los músculos, ácido fólico que regula el estado de ánimo, triptófano (un precursor de la «hormona feliz» serotonina) y carbohidratos energizantes (entre otros beneficios increíbles), por lo que son uno de los carbohidratos más saludables.

1. Lo peor es comerlos color marrón:

Un plátano marrón está en el extremo más alejado del espectro de madurez y es la opción más dulce. Por ejemplo, un plátano maduro de tamaño mediano contiene 17,4 gramos de azúcares totales, mientras que un plátano amarillo del mismo tamaño contiene solo 14,4 gramos de azúcar.

Eso se calcula en un aumento de 3 gramos en azúcares, principalmente de azúcares simples fructosa y glucosa, solo porque dejó el plátano un poco más antes de morderlo. (Para contextualizar, el contenido de azúcar de los plátanos no es tan alto. Una manzana de tamaño mediano contiene 19 gramos de azúcar).

2. Cuidado con el color Amarillo:

Cuando salga de compras, una banana amarilla estándar puede parecer su mejor opción. Los verdes y marrones pueden parecer intimidantes o simplemente asquerosos, y a veces es mejor prevenir que curar. Y los plátanos amarillos perfectamente maduros son solo eso: perfectamente buenos para comer. Aún obtendrá todos los beneficios de los plátanos con este color.

3. Mejor podría ser comerlos Verde:

Los plátanos verdes, los menos maduros del racimo, son menos conocidos por su contenido de azúcar y más por su almidón resistente. ¿Pero resistente a qué, exactamente? Digestión: dado que las enzimas no pueden descomponerlo, este almidón resistente a la digestión lo mantiene saciado.

A medida que su cuerpo trabaja con el almidón similar a la fibra, se siente más lleno por más tiempo, lo que significa que evitará esos bocadillos sin sentido más tarde. Un estudio del British Journal of Nutrition encontró que los plátanos verdes contienen almidón resistente, que trabaja para aumentar la producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC).

Estos AGCC juegan un papel clave en el fomento de una buena salud intestinal. Pero debido a que los plátanos verdes son bastante difíciles de comer, debe ser creativo en cómo agregarlos a su dieta para aprovechar sus beneficios. Ese estudio mencionado anteriormente destacó el uso de harina de plátano verde para obtener los beneficios, y también puede intentar agregarlos en un batido mezclado.

¿Cuál es la conclusión final?

Como dijimos anteriormente, el almidón resistente y el bajo contenido de azúcar de los plátanos verdes los convierte en su mejor opción para el éxito en la pérdida de peso; sin embargo, debido a que son mucho más difíciles de comer en su vida diaria, los plátanos amarillos son realmente la opción ideal.

Via: msn.com Fuente: eatthis.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *