Categorías
Salud y Estilo de Vida

Esta es la parte sorprendente de tu cuerpo que se purifica solo

Lo más probable es que haya dominado una rutina diaria de higiene personal, como cepillarse los dientes y ducharse, lo cual es importante para su salud física y mental.

Otros hábitos de higiene personal incluyen lavarse el cabello, ya sea todos los días o una vez a la semana y lavarse las manos después de ir al baño. Pero, también hay algunas partes del cuerpo que no necesitan tanto mantenimiento, incluida una que realmente se limpia sola.

1. Sabias que tus oídos se limpian solos, asi que significa que no tienes que limpiarlos:

Deborah Lee, MD, de Dr. Fox Online Pharmacy, habló recientemente con The Independent sobre la salud de los oídos y cómo limpiarse los oídos es una práctica de higiene innecesaria. «La cera saldrá por sí sola del oído sin que usted haga nada», explicó.

2. Nunca uses un hisopo de algodón para limpiar el interior de stus oído:

La Academia Estadounidense de Otorrinolaringología aconseja a las personas que «Por muy irritante y frustrante que sea, nunca se meta objetos afilados en los oídos ni se meta los bastoncillos de algodón en el interior del canal auditivo», dijo Lee.

Según Carson Hearing Care, poner objetos en su oído para eliminar la cera «anulará los esfuerzos de autolimpieza de sus oídos, empujando la cera vieja y sucia más profundamente en el canal donde puede impactarse».

3. Asear los oídos con un hisopo de algodón podría provocar una infección o pérdida del sentido del oido:

Es posible que no se cure por sí solo y que necesite ayuda quirúrgica». Lee recomienda que cualquier persona con acumulación de cerumen use gotas para los oídos, que se pueden usar dos veces al día durante hasta una semana.

4. Sabias qué la producción de cerumen es un signo de buena higiene:

El cuerpo humano es extraordinario y el cerumen está hecho para prevenir infecciones. «El cerumen es producido por las células que recubren el oído externo y el canal auditivo.

Está compuesto de sebo, una sustancia aceitosa natural producida en las glándulas sebáceas, que se mezcla con las células muertas de la piel, el sudor y la suciedad». Dijo Lee.

«La combinación de sebo en el oído externo, junto con los pelos en el oído externo y el canal auditivo, atrapan la suciedad y las partículas extrañas y previenen que bacterias y virus potencialmente dañinos viajen al interior de su oído».

Via: msn.com Fuente: bestlifeonline.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *