IMPORTANTE: Esto es lo que sucede con tu cuerpo si dejas de tomar bebidas gaseosas.

Si bebes de vez en cuando refrescos o gaseosas seguramente que no tendras mayores problemas, por no contrario si tu ingesta es habitual y continuamente en el transcurso de la semana consumes bebidas gasificadas, hay una gran probabilidad que estés perjudicando tu salud de manera considerable. Nuestra mejor recomendación es que reduscas su consumo y de esta manera podrás “evitar los efectos” que a continuación te estaremos describiendo y no te lo puedes perder:

Perjudica tu boca:

Estás bebidas pueden desgastar los dientes y causar caries. Cuando los investigadores australianos expusieron los molares extraídos sin caries a refrescos normales o dietéticos, vieron erosión en ambos escenarios, probablemente por el contenido de ácido que poseen. La mayoría de las colas tienen un ingrediente común “el ácido fosfórico” y “el ácido cítrico” es un componente colas con sabor a limón y lima.

Afecta tu ciclo menstrual:

Las bebidas con cafeína y endulzadas artificialmente están relacionadas con el comienzo de la menstruación antes de los 11 años, según investigadores de la Universidad de Columbia, la Universidad de Minnesota y la Universidad George Washington, como resultado de su estudio al rastrear a niñas de 9 y 10 años hasta que llegaron a la edad universitaria.

Es enemigo de un metabolismo saludable:

En un estudio observacional de la revista Nurtients, las personas que bebían al menos una botella de refresco o gaseosa al día tenían un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico. El síndrome metabólico se refiere a la presencia de varias condiciones, incluyendo niveles altos de azúcar en la sangre en ayunas, presión arterial alta y circunferencia de la cintura excesiva que aumentan el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Contribuye a que prefieras más dulces:

En un estudio experimental, Appetite descubrió que las personas que bebían Sprite Zero tenían casi 3 veces más posibilidad de elegir dulces en lugar de algo saludable en comparación con las personas que bebían refrescos regulares o agua mineral. Tenga en cuenta que muchos estudios que vinculan los refrescos de dieta y el aumento de peso se basan en estudios correlacionales, que muestran una relación, pero no causa y efecto.

Genera enfermedades a tu corazón:

Los investigadores de “Lowa” encontraron que las mujeres posmenopáusicas que bebían 2 o más bebidas dietéticas al día tenían más probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas, incluidas enfermedades coronarias, insuficiencia cardíaca congestiva, ataque cardíaco o muerte cardiovascular. Además, estas mujeres tenían más probabilidades de tener sobrepeso, fumar, tener diabetes o presión arterial alta, por lo que no está claro si los refrescos o un estilo de vida poco saludable (o ambos) contribuyeron a la enfermedad. Es mejor que procure tener un estilo de vida equilibrado para una buena salud.

Daña tu esqueleto:

Un estudio en la “Revista Americana De Nutrición Clínica” encontró que los adultos mayores que bebían regularmente bebidas gasificadas tenían una densidad mineral ósea significativamente más baja en los huesos de la cadera en comparación con aquellos que rara vez bebían refrescos. Los especialistas todavía no han definido si la causa es la lixiviación de fósforo de los huesos o una alteración en el metabolismo del calcio, u otra cosa.

Causa riesgo de cáncer:

El azúcar ayuda a evitar el deterioro, por lo que tiene sentido que un refresco sin azúcar necesite un inhibidor de moho. Ingrese el benzoato de potasio y sodio, ingredientes que a menudo se agregan a los refrescos de dieta. Estos conservantes pueden formar benceno, una sustancia cancerígena, aunque la soda contiene menos benceno de lo que se consideraría dañino, de igual modo, es preferible prevenir.

Mezclarlo con el alcohol es una pésima idea:

Combinar refrescos de dieta y alcohol puede embriagarlo, siendo muy peligroso si tiene que conducir después. En un estudio en “Alcoholismo: investigación clínica y experimental”, los voluntarios recibieron vodka mezclado con soda, y las personas que bebían la combinación de refrescos de dieta tenían concentraciones significativamente más altas de alcohol en el aliento.

Elaborado por: Alexia C. Diseño de imagen: Walter Plasencia. Referencia: www.thehealthy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies