Nunca debes tirar las cascarás de estos alimentos a la basura.

¿Eres de los que inmediatamente tira las sobras de alimentos frescos a la basura? Entonces, podrías estar perdiendo algunos nutrientes poderosos y perdiendo dinero, ya que es algo que de seguro hace a diario. Por esta mas razones esque deberia reconsiderar arrojar y desechar estas sobras, seguramente pensabas y se supone que no tienen ningun valor pero hoy verás que no es así. A continuación, te presentamos algunas opciones prácticas para aprovechar las sobras o cáscaras de frutas o verduras.

Las cáscaras de los cítricos:

Si piensa que solo puede exprimir o consumir directamente los cítricos, se equivoca. De acuerdo con Lauren Popeck del Grupo de médicos de salud de Orlando, EE.UU., la cáscara o la ralladura de limón es excelente para agregar sabor a los alimentos, además contiene mucho valor nutricional, así 2 cucharadas de cáscaras contienen 3 gramos de fibra, 5 veces más vitamina C que la pulpa y otras vitaminas y minerales importantes, como riboflavina, tiamina, niacina, ácido fólico, vitamina A, calcio, hierro, potasio, zinc y magnesio, vitamina B6, vitamina B5.

Adicionalmente, podría ser su uso favorito de aderezo, al mezclar con vinagreta o adobos; rallar y espolvorear judías verdes; acompañarlo con el yogur, requesón, avena, cereal, jugos; en la masa para muffins o tortas; añádalo con su café o té. Incluye naranjas, limas o toronjas. Incorpórelos en su cocina, no solo por un poco de ácido, también por el sabor sin agregar calorías.

Las cáscaras del plátano:

La mayoría disfruta solo de la pulpa del plátano, dejando de lado su piel o cubierta. Tanto la pulpa como la cáscara contienen triptófano, que aumenta la serotonina, la llamada hormona de la felicidad que contribuye a regular el estado de ánimo y los impulsos nerviosos, indicó Popek. Después de dejar madurar las pieles para que se vuelvan más suaves, delgadas y aromáticas; o cocinarlo a fuego lento no más de diez minutos para ablandar, puede añadirlo a sus batidos, sopas, salteados, o a la masa para panecillos y pasteles.

Las semillas y cáscaras de la sandía:

¿Sabías que la piel y las semillas de la sandia contienen poderosos nutrientes? Así es, no solo disfrute de la sabrosa pulpa como snack, jugo o refresco. La Revista de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva (EE.UU.), recomendó en el 2016, cortar la parte blanca del exterior verde y utilizarlo en su cocinar para aprovechar el contenido de aminoácido citrulina (se convierte en arginina) que permite mejorar la inmunidad, salud, corazón y circulación; aumentar el flujo sanguíneo y libido, y reducir la fatiga. Además, por estar repleto de vitaminas C y B6 para mantener su sistema inmunológico alto.

También, añádalo en los batidos, ensaladas de frutas; mézclelo con sopas de zanahoria o patatas; o en encurtidos. Respecto a las semillas, con un poco de aceite de oliva y sal al gusto hornéelas a 350° aproximadamente por 15 minutos, o espolvoréelo en una ensalada fresca o con frutas secas.

Los tallos del brócoli:

 De seguro estás acostumbrado a consumir solo las cabezas del brócoli, pero los tallos también son importantes, ya que contienen un antioxidante fitoquímico, llamado sulforafano, tiene propiedades antiinflamatorias que inactiva los carcinógenos, protege a las células del daño del ADN e inhibe la formación de vasos sanguíneos en los tumores, dijo Popek. En su cocina, coma los tallos crudos, sancochados, al vapor, a la parrilla u horneados, como ensalada, snack o como parte de su comida. Y para los bebés puede agregar a sopas, puré y hummus.

El corazón de la piña:

El corazón de piña es rico en vitaminas y minerales, además contienen bromelina, una enzima que digiere proteínas; tiene propiedades antiinflamatorias que pueden reducir la inflamación en la cavidad nasal y los senos paranasales, así como reducir la artritis y el dolor muscular, señala Popeck. Además, tiene propiedades anticoagulantes, lo que significa que descompone la fibrina, una proteína que coagula la sangre, con posibles efectos anticancerígenos, añadió.

Para usarlo tiene estás opciones: agregando a la ensalada de frutas, ensalada de repollo; mezclar en batidos, yogur griego, té o incluso sangría para agregar sabor. También acompañar a las papas al horno.

Las tapas de las zanahorias:

Esta parte de la zanahoria es completamente segura para comer y es un excelente reemplazo para cualquier plato. Si quiere omitir su sabor amargo, considere preparar las tapas de zanahoria en sopas o caldos.

Las cáscaras de los kiwis:

Su piel es comestible y muy saludable. Tienen un alto contenido de vitamina C y más fibra que otras frutas, dice Kelly R. Jones. Por supuesto, esa piel áspera y con picazón no es para todos, así que, si no te gusta la textura, después de lavar bien prueba agregar un kiwi entero a tu batido para enmascarar el olor, sugiere.

Las hojas de la remolacha:  

Según la Red de alimentos de Canadá, poseen un alto contenido de vitaminas A, C y K, así como fitonutrientes que favorecen la visión. Una opción es freírlos con otras verduras de hoja verde para obtener un sabor ligeramente más dulce.

Elaborado por: Alexia C. Edición de imagen: Walter Plasencia. Fuente referencial: www.thehealthy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies