¿Traumatizado después de romper con una pareja tóxica? Mira lo que necesitas saber del síndrome de relación postraumática.

Salir de una relación tóxica y/o abusiva es un paso crucial para tu salud mental y tu seguridad física, aun cuando no es nada fácil hacerlo, pero con ayuda profesional es factible lograrlo, por la guía adecuada que recibes ante estás situaciones peligrosas.

Muchos sienten que dejar esa relación no les da el alivio inmediato que esperaban. Esto lo convierte en una experiencia dolorosa y traumática y puede conducir a una baja autoestima, retraimiento fácil, flashbacks o efectos similares en el futuro. Para algunos sobrevivientes, estos efectos pueden significar el síndrome de relación postraumática.

Y ¿Qué es el síndrome de relación postraumática?:

El PTRS, trastorno de estrés postraumático, puede ocurrir como resultado de experimentar un trauma en una relación íntima, según señala la directora de servicios familiares y de apoyo en Lightfully Salud conductual en Los Ángeles, Caroline Nichols.

Aunque, el PTRS no es un diagnóstico oficial en el DSM-5, que es la guía de diagnóstico utilizada por los profesionales psiquiátricos en los EE.UU., los investigadores han discutido el potencial del PTRS como un trastorno propio, separado del TEPT, desde aproximadamente el año 2003. Es una subcategoría recientemente propuesta de PTSD (trastorno de estrés postraumático).

Las relaciones abusivas son una de las principales causas de PTRS. De acuerdo con la terapeuta y fundadora de Mindful Kindness Counseling, Bonnie Scott, LPC, «Este abuso puede ser manifiesto, como abuso físico e incluso como abuso financiero».

Si la persona se siente insegura en sus relaciones amorosas, puede causarle traumas por ser algo muy íntimo. Estos síntomas pueden impedir que forme nuevos lazos o que se sienta cómodo tratando de seguir adelante con su vida después del final de una relación. Estos incluyen recuerdos, ansiedad o pánico, y cambios negativos en los pensamientos y sentimientos que interfieren con la vida diaria.

Nichols añadió que algunos factores de riesgo para el PTSR incluyen trauma o abuso pasado, antecedentes de abuso de sustancias, antecedentes familiares de PTSD u otros trastornos de salud mental, la forma de enfrentar situaciones, no contar con ayuda social y un continuo estrés. Aunque, no todas las personas que experimentan una relación abusiva desarrollan PTRS, al igual que no todas las personas que experimentan un trauma desarrollan PTSD.

¿Esta es la diferencia entre el PTRS del PTSD?

Nichols explicó que las personas con PTRS experimentan síntomas asociativos en lugar de los síntomas de evitación habituales asociados con un diagnóstico de PTSD. En otras palabras, las personas con PTSD o CPTSD tienden a evitar las cosas que se relacionan o les recuerdan su trauma, como lugares, eventos e incluso sentimientos y pensamientos. El estudio prueba que este no es siempre el caso de las personas con PTRS.

Las personas con PTRS, en cambio experimentan una serie diferente de síntomas que están específicamente relacionados con sus relaciones con los demás. Estos incluyen dificultad para confiar en los demás, soledad o aislamiento, vergüenza, saltar a nuevas relaciones, culpa, culparse a sí mismo y la creencia de que el mundo no es seguro. Puede ser el resultado del dolor en la relación.

¿Cómo puedo hacer frente al PTRS?:

Primeramente, Nichols recomienda buscar un terapeuta experto en traumas para el diagnóstico y, lo que es más importante, para la atención adecuada. Nicole también recomienda construir un sistema de apoyo confiable en el que confíe para practicar el cuidado personal, establecer límites y lograr un ambiente cómodo y seguro.

Desafortunadamente, estos síntomas pueden durar un tiempo, sobre todo sin tratamiento, y no existe un periodo establecido. De acuerdo a Scott, casi siempre es reparable cuando no afecta tu vida diaria, pero los factores que lo provocan permanecen y pueden aparecer en cualquier momento. En su mayoría, las pacientes responden mejor entre uno y seis meses luego del trauma, pero la activación va y viene a lo largo de la vida y puede ser cíclica.  

La recuperación de una relación abusiva o traumática es dura, las palabras no pueden describirlo. No deberías haber tenido que pasar por esa experiencia, tanto con tu pareja como después de tu ruptura. Procura ser compasivo contigo mismo, tus sentimientos son válidos y mereces todo el apoyo posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies